TERAPIA GESTALT

QUÉ ES LA TERAPIA GESTALT?

La Terapia Gestalt es una terapia de acompañamiento psicológico que basándose en la experiencia, la acción y la vivencia de situaciones en la sesión terapéutica, nos permite darnos cuenta de que sentimos y pensamos, como actuamos y que necesitamos y queremos.

La Terapia Gestalt es una psicoterapia fundamentada profundamente en el humanismo y la filosofía. Contempla a la persona en su totalidad, su cuerpo, sus emociones y sus pensamientos y le devuelve el protagonismo y la responsabilidad de su vida.

La Terapia Gestalt es una eficaz terapia para afrontar las psicopatologías y además una terapia de mejora y crecimiento personal que busca y pretende el desarrollo profundo del ser humano y su autorrealización.

A QUIÉN PUEDE AYUDAR LA TERAPIA GESTALT?

La Terapia Gestalt ayuda a las personas que experimentan cuadros de Ansiedad, Estrés, Miedos, Pánico o Fobias infundadas, Depresión, Baja Autoestima, Timidez o Inseguridad.

Ayuda a las personas que experimentan dificultad para gestionar las emociones como la ira, la tristeza o el miedo y sientan resentimiento, envidia, celos o culpa que les limiten y les hagan infelices o hagan daño a las personas que quieren en su entorno.

A las personas que se hallen en un proceso de duelo por perdida de un familiar o por separación de pareja, perdida de un trabajo o fracaso en un proyecto vital y se sientan frustradas e insatisfechas , desorientadas, confusas o desmotivadas.

La Terapia Gestalt ayuda a aquellas personas que sin tener una demanda específica se sientan desasosegadas y con inquietud por poner conciencia en sus vidas y darle sentido, conocerse mejor e iniciar un proceso de crecimiento personal profundo y transformador que les permita vivir plenamente.

También a aquellas personas que experimenten dolencias que puedan estar relacionadas con somatizaciones como el bruxismo, cefaleas, dolores cervicales y lumbares, dolores y sobrecargas en hombros y cuello, enfermedades cardiacas o cáncer.

La Terapia Gestalt entiende la enfermedad en el adulto como la expresión de una parte negada de nosotros mismos y nos invita a escuchar su causa y también su propósito, aceptar su presencia y nuestra responsabilidad en su tratamiento. Enfocadas así, las enfermedades pueden ser oportunidades para crecer y aprender.

CÓMO AYUDA LA TERAPIA GESTALT Y CUALES SON SUS BENEFICIOS?

La Terapia Gestalt nos ayuda reconociendo e identificando nuestras emociones en nuestro cuerpo e invitándonos a aceptarlas y expresarlas. El beneficio de hacer conscientes nuestras emociones es poder gestionarlas, si no ponemos conciencia o las negamos nos hacemos daño en forma de somatizaciones o lo hacemos a los demás en forma de resentimiento o agresividad.

La Terapia Gestalt ayuda a la persona proponiendo experiencias que le permitan vivenciar la situación problemática con la seguridad del soporte y la actitud del terapeuta. Sólo esto ya es beneficioso, pues la persona no puede o no sabe, le es difícil, afrontar estas situaciones en su día a día.  Para ello, como Terapeuta Gestalt, he trabajado una actitud neutra y libre de juicios, he recibido muchas horas de la propia Terapia Gestalt que imparto y continúo recibiendo muchas horas de supervisión con la finalidad de aportar a la persona en terapia un acompañamiento incondicional. He experimentado y vivenciado en mí mismo las propuestas que realizo y esto me permite estar cerca de la persona en su proceso, soy consciente de que sólo la persona sabe que le ocurre y me siento confiado en que dispone de todo el potencial para superar los trances por su propio camino y con sus propios recursos.

Como Terapeuta Gestalt mi papel es estar al lado de la persona, acompañarla, guiarla y apoyarla durante un tiempo; ofrecerle mi experiencia y mi sentir para que los utilice en su propio beneficio y, sobre todo, aceptarla tal y como es, sin juicios ni expectativas. Esto también es un gran beneficio, pues la persona que acude a Terapia Gestalt no suele sentirse acompañada de esta forma en su entorno.

Como Terapeuta en Terapia Gestalt acompaño y ayudo estimulando la atención de la persona hacia el presente inmediato de su problema, el Aquí y el Ahora y la globalidad de su expresión, sensaciones corporales, emociones y pensamientos. Mi labor como Terapeuta Gestalt es observar y devolver a la persona toda la información que no ve sobre sí misma, incluyendo lo obvio de la realidad que está viviendo, para ampliar su conciencia sobre la experiencia y obtener los beneficios de descubrir qué necesita y quiere, qué la limita y de qué potencial dispone que aún no había descubierto, además de cómo puede hacer para encontrar nuevos recursos que le permitan afrontar la situación y proponerle de nuevos.

La experiencia vivida en Terapia Gestalt nos ayuda a darnos cuenta de lo que es presente y distinguirlo de lo que fue en el pasado o lo que será en el futuro y de cómo ambas cosas nos interfieren en el Aquí y Ahora. La Terapia Gestalt nos ayuda a centrarnos en el momento presente y nos beneficia permitiéndonos conocer, aceptar y superar los límites de nuestro pasado, librarnos de las mochilas que arrastramos por nuestra historia personal y dejar de actuar, sentir y pensar condicionados y limitados por ellas. Esta actitud nos beneficia haciéndonos sentir más calmados y neutros a la hora de vivir, más objetivos y más libres para actuar centrándonos en nuestros deseos y necesidades.

CUANTO DURA UN TRATAMIENTO?

La Terapia Gestalt es una terapia relativamente rápida, al fundamentarse en la acción y la experiencia provoca cambios positivos ya desde las primeras sesiones. También es una Terapia de las denominadas de proceso y este es muy particular para cada persona. Utilizando una metáfora, el proceso terapéutico es como un río en el que el agua no se puede empujar, fluye a su propia velocidad; gracias a la terapia quitaremos escollos del cauce y las aguas del río de la vida avanzarán más fácilmente. El tiempo que eso tarde dependerá de cada persona.

SESIONES Y PRECIOS

Ver precios

La Terapia Gestalt fue creada y desarrollada por el psiquiatra alemán Fritz Perls (1893-1970) junto a su mujer Laura (1905-1990). Perls se formó como psicoanalista y buscó desmarcarse de la rigidez de los tratamientos psicológicos de la época, básicamente el conductismo y el propio psicoanálisis, para crear un modelo de psicoterapia más humana y abierta que se basara en un encuentro entre iguales.

Fritz Perls fue muy inquieto y recibió influencias de diferentes disciplinas a lo largo de su vida. Ya en su tramo final, recogió y sintetizó para crear la Terapia Gestalt: del Teatro con Max Reinhardt, de la filosofía de Solomon Friedlander , el existencialismo (Buber)y la fenomenología de Husser; de la terapia corporal con Wilhem Reich, de la disidencia psicoanalítica con Karen Horney, de la psicología de la Gestalt , de la cual tomó el nombre, y sus investigaciones sobre la percepción humana.

Ya con cincuenta años, completó sus conocimientos y enriqueció su recién nacida psicoterapia con la aportación de la concepción holística de Jan Smuts, el psicodrama de Moreno y la filosofía oriental de la mano de los conceptos Taoístas y la Meditación Zen.

Había nacido la Terapia Gestalt y Fritz Perls la presentó en sociedad en Nueva York en 1951. Rápidamente se alineó con el movimiento de las psicoterapias humanistas. Perls la desarrolló primero en Nueva York y posteriormente en Esalen , California, donde trabajó hasta el final de sus años.

 

Fritz Perls y la Terapia Gestalt crearon una escuela que fue enriquecida posteriormente a su muerte por varios de sus discípulos. Entre ellos, destacar al que hoy es su máximo exponente , el Dr. Claudio Naranjo, psiquiatra chileno responsable en gran medida de la introducción y crecimiento de la Terapia Gestalt en Latinoamérica y España y de su enriquecimiento con la psicología de los eneatipos o Eneagrama , la Meditación y la Espiritualidad.

La Terapia Gestalt se fundamenta en experienciar más que teorizar, vivir más que racionalizar, en sentir emociones y el cuerpo como fuente de energía y motor del ser humano.

Existen una serie de fundamentos característicos de la Terapia Gestalt entre los cuales me gustaría destacar los siguientes:

Aquí y Ahora

La Terapia Gestalt se fundamenta en que lo único real y el lugar donde todo ocurre es en el presente, de manera que todo está en el Aquí y en el Ahora, el pasado ya ocurrió y el futuro no ha llegado, así que es necesario discernir y poner conciencia a nuestros recuerdos o anticipaciones de futuro, pues interfieren con lo que somos y sentimos en el momento presente.

Concepto Holístico del Ser Humano

El ser humano es en su totalidad. No es sólo su intelecto y sus pensamientos, sino también sus sensaciones corporales y sus emociones, su expresión y lenguaje, sus acciones, su espíritu y su energía.

Autoregulación organísmica

La Terapia Gestalt se fundamenta en la fe en la autorregulación organísmica del ser humano. Las personas tenemos necesidades esenciales a nivel corporal, emocional e intelectual (concepto holístico), entre otras, estas son: la alimentación, la sexualidad, la relación y la soledad, el conocimiento, la expresión, el afecto, la ternura, el amor, la creación, la curiosidad, etc.

Como seres vivos, cada persona sabe, de manera natural, cuáles son sus necesidades y deseos más genuinos y dispone de la capacidad de satisfacerlas en equilibrio con nuestro entorno y adaptándonos a él. Solo es necesario confiar en nuestra propia naturaleza, percibir y estar en contacto con lo que necesitamos, apartar nuestras creencias o pensamientos limitantes y permitirnos el contacto satisfactorio con nuestro entorno.

Autorresponsabilidad

La Terapia Gestalt se fundamenta en la autorresponsabilidad del individuo. La persona tiene todos los recursos y potenciales para hacerse cargo de sus necesidades y deseos genuinos y  solo ella puede satisfacerlos.

Darse Cuenta

La Terapia Gestalt se fundamenta en “el Darse Cuenta” o conciencia y autobservación de  como es nuestra experiencia en su globalidad o totalidad, nuestras sensaciones corporales, nuestras emociones,  nuestros pensamientos, nuestras expresiones o lenguaje, nuestras acciones y nuestra energía.  Todo es parte de nuestra experiencia y todo forma y necesita coherencia y expresión.

En la contemplación de esta experiencia se encuentran nuevas informaciones de nuestras necesidades y deseos más genuinos, esto es lo que llamamos “darse cuenta” de la experiencia y es donde radica la energía del cambio de nuestras conductas por otras más acordes a lo que queremos.

La Terapia Gestalt se diferencia de otras terapias psicológicas en un aspecto fundamental que desarrollo a continuación, para hacerlo me he basado en las explicaciones al respecto de Francisco Sánchez en su libro “Terapia Gestalt: una guía de trabajo”.

La Terapia Gestalt utiliza básicamente la fenomenología a diferencia de la nosología utilizada en otras terapias. Para entenderlo imaginemos que una persona se dirige a terapia y esta utiliza el método clínico. En ella el terapeuta, psicólogo o médico, es el experto que, mediante una recopilación de información sobre el problema o síntoma que se trate, elabora un diagnostico (nosología), en base al cual hace un pronóstico y prescribe un tratamiento.

Este es el método o enfoque médico psiquiátrico y psicológico de muchos enfoques como el cognitivo conductual, sistémico o el de la Terapia Breve Estratégica. Con este enfoque se adoptan unos roles, el cliente o paciente tiene un rol fundamentalmente pasivo, el terapeuta, médico o psicólogo, es el experto y la relación es básicamente desigual. El método en sí es directivo.

En la Terapia Gestalt y la mayoría de terapias humanistas se utiliza el método fenomenológico. Trabajan con lo que hay, lo que sucede, evitan juicios e interpretaciones, análisis o prejuicios. La relación de la persona con el terapeuta es más igualitaria. El Terapeuta Gestalt es un acompañante que ayuda al cliente a explorar su experiencia y en base a ella encontrar opciones de cambio. Se trata de observar lo que le ocurre y como le ocurre a la persona y servirse de la intuición y la propia experiencia para cambiar.

Como Terapeuta Gestalt no sé lo que le ocurre a la persona y la persona tampoco, así que la propuesta es explorarlo juntos para darnos cuenta de que ocurre y como. Cuando esto pasa la persona avanza en su autoconocimiento y en su autorresponsabilidad y da un paso adelante en su maduración personal, pues lo hace por sí misma y puede ser dueña de su propia vida. En el método directivo o diagnóstico este paso es más difícil de hacer pues la responsabilidad de la mejora o curación esta puesta en el terapeuta o experto.