Porqué terapia Gestalt + Coaching?

La terapia Gestalt es una manera de entender la vida y las personas, pretende ayudar al autoconocimiento y al crecimiento personal en todas las áreas de la persona, por tanto es más global y holístico que el coaching.

La terapia Gestalt se basa en el Aquí y el Ahora, es decir sólo existe el presente, el pasado ya fue y el futuro aún no ha llegado, pero para que la persona esté en el presente ha de desarrollar la presencia, es decir el arte de la auto escucha y autoobservación sólo en el presente, discerniendo lo que viene del pasado y todo lo que la persona fue que ahora interfiere en ser libre en el presente, esto es la educación y la infancia, que marcan a fuego la manera de relacionarnos con nosotros mismos y con los demás, y condicionan la manera de movernos en la vida. Es decir, no nos dejan ser libres.

Me gustaría explicarte mi experiencia personal

La Terapia me ayudó a sentir y reconocer mis emociones, identificarlas, hacerme cargo de ellas y ser yo quien las gobierne y no al revés, expresándolas adecuadamente para mí y para las personas que quiero. Aprendí a valorar la fuerza de las emociones en su justa medida: la Ira y el enfado para poner límites a quien me agredía y respetarme; La Tristeza que me permitió parar, escuchar mis necesidades y cuidar de mí; El Miedo que había vivido de manera desmedida, irreal y anticipatoria, volvió a su lugar aportando a mi vida sensatez y prudencia.

Con mi proceso de Terapia recuperé mi pasado, ordené mi vida y le di sentido. He aceptado con resiliencia los acontecimientos dolorosos que he vivido y siento que he crecido como persona. Hoy me siento más consciente, más auténtico, seguro y feliz.

Porqué hacer terapia Gestalt?

Porqué la terapia Gestalt nos puede ayudar a superar momentos de la vida que no sabemos cómo resolver o cómo afrontar, situaciones difíciles por la que todos podemos pasar en alguna ocasión:

¿Me puede ayudar la terapia Gestalt?

La terapia Gestalt nos puede ayudar a superar muchas cosas, porqué la vida es un camino maravilloso, pero lleno de todo, incluyendo situaciones imprevistas y etapas vitales que a veces no sabemos cómo gestionar, y nos provocan sentimientos como ira, tristeza, miedo, resentimientos, envidia, celos, culpa… O también cuadros de ansiedad, estrés, miedos, pánico, fobias,...

  • 1
  • 2